El plan de ahorro energético versus la ventilación de espacios para prevenir expansión Covid-19

En este post hablaré sobre de algunas dificultades en el contexto de global y medio ambiental y las medidas de conveniente ventilación de espacios con el fin de protección de las personas que ocupan los espacios compartidos como puedan ser oficinas y otros edificios.

El Ministerio de Transición Ecológica y el reto Energético (MITECO), el 1 de agosto aprovó medidas ante la emergéncia climática, la difícil sitación geopolítica y económica. Ellas tratan de reducir estructuralmente la dependencia energética exterior, con 350 millones de euros, para ayudar a distintos sectores económicos y potenciar las renovables. Un ejemplo es la nueva subasta de renovables, con 3.300 MW en centrales eólicas y fotovoltaicas del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030.

Los 27 miembros de la UE acordaron reducir voluntariamente su consumo de gas y España busca minimizar el impacto económico y social, ante los posibles recesiones en el suministro de gas. El Plan de Contingencia con medidas de ahorro de energía y actuaciones solidarias se presento con los estados miembros a finales de septiembre.

Las medidas aprobadas se orientan a reducir los consumos y la demanda de gas y petróleo un 5% a corto plazo, potenciando la electrificación y la reducción del consumo de gas de origen fósil. Todo ello sin contradecir, lo establecido de protección de los trabajadores frente a la expansión del Covid-19 garantizando la renovación del aire.

El Real Decreto-ley aprobado complementa el RITE, incrementando temporalmente las obligaciones de gestión y de consumo eficiente de inmuebles en administraciones públicas, comercios, espacios culturales o las infraestructuras destinadas al transporte de personas. Estas medidazs en vigor hasta el 1 denoviembre del 2023, destacan:

– Las temperaturas de calefacción y refrigeración limitadas a 19 y 27 grados centígrados respectivamente.

– Se incluiran carteles sobre medidas adicionales de reducción consumo.

– Antes del 30 de septiembre deberán disponer de cierres automáticos en las puertas de acceso para evitar que queden abiertas permanentemente.

– El alumbrado en escaparates se apagará desde las 22.00 horas. Esta disposición también se aplicará a los edificios públicos que estén desocupados en ese momento.

– Los inmuebles que hayan pasado la inspección de eficiencia energética antes del 1 de enero de 2021 deberán someterse a una revisión extraordinaria antes del 31 de diciembre de 2022.

En el Plan, se incluyen medidas para sustituir los combustibles fósiles por renovables, acelerar las transmitaciones de las redes eléctricas, disminuyendo requisitos, en el caso de las infraestructuras de transporte (p.e. las interconexiones entre las islas).

Los sistemas de almacenamiento experimentan un fuerte impulso, al habilitar su incorporación al parque de renovables históricas y reducir los permisos para modernizar las centrales hidroeléctricas.

En el autoconsumo, se establece un nuevo mecanismo con el derecho a compensación de los excedentes tarde más de dos meses en regularizarse.

Finalmente, hay procedimiento administrativo en instalaciones de producción de gases renovables (biogás, biometano o el hidrógeno) para que se puedan conectar a la red de gasoductos de transporte y distribución (menor huella decarbono en transporte).

Se destinará una partida presupuestaria destinada para impulsar la eficiencia del sector terciario y las industrias gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). El objetivo esla reducción del conmsumo energético y así como promover la creación de empleo en el sector energético.

De esta forma se reduce el consumo de energía final de un 10%. Por ejmplo podemos destacar que se fomenta la mejora de la eficiencia energética por medio de envolvente térmica; mejora de la eficiencia energética y uso de renovables en instalaciones térmicas de calefacción, refrigeración, ventilación y ACS; mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de iluminación; sustitución de aparatos de refrigeración por otros más eficientes; mejoras en la eficiencia energética en instalaciones frigoríficas; sistemas de automatización y control; renovación del sistema de producción de vapor y agua caliente; sustitución del sistema de iluminación por LED de alta eficiencia energética; mejora del rendimiento en caldera sustituyendo quemador; recuperación de calores residuales o sustitución de compresores de aire por otros eficientes entre otras medidas.

Se tienen en cuenta criterios implementar proyectos más eficientes, que doten de estabilidad a la red y contribuyan a la seguridad de suministro y la capacidad potencial de los solicitantes para llevar a cabo el proyecto. Los objetivos del PERTE ERHA, son positivos en la creación de empleo, la contribución al reto demográfico y a la transición justa o la participación de Pymes, entre otros.

Así mismo el Ministerio de Sanidad y Transición Ecológica (Recomendación 7), prioriza la ventilación natural. Si el edificio en origen no dispone de sistemas de ventilación mecánica, es recomendable la apertura de ventanas. Aunque pueda generar disconfort por las corrientes de aire, o sensación térmica, el beneficio de la renovación de aire por ventilación cruzada está demostrado para bajar las tasas de contaminantes.

Si no se cuenta con ventilación mecánica, se usará la ventilación natural. La solución consiste en aumentar la renovación de aire interior con aire exterior, para provocar un flujo de aire. También sirve como como refuerzo al sistema de ventilación propio del edificio. Se debe priorizar la ventilación con aire exterior sobre el confort y la eficiencia energética para evitar expansiones de Covid-19. Lo ideal es recurrir a la ventilación cruzada, consistente en la apertura de ventanas y puertas en lados opuestos de la habitación, siendo más efectiva que la apertura en un solo lado. Las condiciones ambientales exteriores influyen en la ventilación efectiva(por ejemplo dias ventoso).

El Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, establece diferentes categorías de aire interior (IDA) que se deberán alcanzar en función del uso del edificio o local, con el fin de que las instalaciones térmicas garanticen el aporte de un caudal suficiente de aire exterior (dm3/s por persona). Para mantener un aire de buena calidad se recomienda un aporte mínimo de 12,5 litros de aire exterior por segundo y persona. No obstante, este Reglamento se fundamenta en términos de eficiencia y ahorro energético, pero en situaciones víricas pueden prevaler nuevos valores según los criterios sanitarios.

La concentración de CO2 en espacios interiores cerrados aumenta por la exhalación de las personas que allí respiran. Existen métodos para medir la ventilación, que se basan en medidas de CO2. En el exterior suele ser de aproximamente 420 ppm, aunque fluctua por la contaminación. Dichas concentraciones sirven para valorar la renovación de aire en un espacio y condiciones dadas. Cuando el nivel de CO2 sobrepasa las 1000 ppm, indica pobre renovación y convendrá ventilar, para reducirla a menos de 700 ppm.

En espacios ocupados, el CO2 indica si se está realizando una correcta ventilación y depende del volumen de la sala, número de ocupantes, edad y la actividad realizada. Para cada situación, es diferente, pero entre 800-1000 ppm de concentración no debería superarse. Aunque esta concentración de CO2 está muy lejos de ser perjudicial para la salud humana debería ser indicativo que necesitamos ventilación.

Se realizarán mediciones en espacios con ventilación natural (ventanas y/o puertas) o ventilación mixta (mecánica y natural). Para ventilación mecánica sola deberá tenerse en cuenta la documentación técnica del sistema en cuanto a renovaciones/hora y el aporte de aire exterior que deberá generar las empresas de mantenimiento de estos sistemas y técnicos.

En el espacio a medir debe existir una pauta definida de ventilación o continua (abertura de ventanas/puertas durante todo la ocupación) o puntual (15 min/h). En espacios con alta ocupación se recomienda la ventilación continua.

El espacio deberá tener ocupación de personas cumpliendo la distancia interpersonal, al menos durante una hora previo a la medición. En espacios sin ocupación, no se medirá. La medida se haría a 1 metro de altura desde el suelo en el local durante un máximo 5 minutos. Como valores dereferencia tenemos las siguientes recomendaciones:

  1. Valor Óptimo: similares al exterior (420-450 ppm). Se tiene una buena ventilación óptima.
  2. Valor Umbral: ventilaremos por criterios sanitarios (>700 ppm). Abrir puertas y ventanas y desalojar el local durante unos minutos mientras se ventila. La ventilación se debe mejorar.
  3. Valores puente. La ventilación puede oscilar realizando mediciones periódicas: 500-600 ppm. La pauta de ventilación establecida se debe mantener como está.
  4. Valores de referencia. Estos dependen del volumen local, tipo de ventilación, ocupación, tipologia personas, tareas, etc. Los valores de referencia son para recintos de hasta 3m, ocupación media (menor cantidad de CO2 previsible).

Sea como fuere, en el presente escenario de conflicto político, económico, sanitario y medio ambiental, se habrían de priorizar las medidas de carácter sanitario pero poniendo el acento en el apoyo al planeta, porque de no hacerlo podría significar un desenlace dramático para todos nosotros.

[Foto_foto ciudad de Vigo. Autor: Contando Estelas- Flickr Licencia CCO]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s