Seguridad laboral en centros de transfusión

Los Centros Transfusión (en adelante CT) tiene como misión garantizar un abastecimiento suficiente y seguro de sangre y sus componentes conforme a lo establecido en la legislación sanitaria. Tienen por cometido la preparación eficiente y oportuna de componentes sanguíneos inocuos. Sus funciones son la captación, selección, retención, educación y el registro de los donantes; la extracción de la sangre, su separación en componentes, su análisis inmunohematológico y serológico, su almacenamiento y su distribución, de forma tal que el donante, el paciente y el personal del CT estén protegidos contra posibles efectos nocivos de la exposición a la sangre humana.

 La prevención es un proceso complejo que involucra, entre otras actividades, la identificación y la eliminación de las situaciones, la eliminación de los riesgos que suponen y establecer protocolos de conducta del personal. Para ello es de suma importancia una efectiva comunicación y la provisión y uso de equipamiento de protección. Esto ha de ser así porque se presentan en muchos casos peligros biológicos, NO visibles.

El problema de la trasmisión ocupacional de agentes patógenos, como el virus de la HEPATITIS B (HBV) fue anterior al de la trasmisión del virus de la Inmunodeficiencia Humana (HIV), y la identificación del virus de la HEPATITIS C (HCV) contribuyó aún más a que se desarrollaran las acciones preventivas en los ámbitos laborales. Si bien el panorama de la prevención en Bancos de Sangre es alentador existen todavía algunas barreras para lograr su total cometido.

Un CT sólo puede cumplir bien su cometido si dispone de locales adecuados. La estructura de los mismos debe facilitar que todas y cada una de las funciones y actividades se realicen en un marco de orden y tranquilidad para disponer de un servicio eficiente. Debe estar en un lugar de fácil acceso, tanto para los donantes como para el personal siendo necesario tener en cuenta algunos aspectos.

El local e instalaciones ha de tener facilidades de esterilización y limpieza tanto del local como de sus instalaciones, se podrá regular la temperatura ambiental y buena ventilación y por supuesto los baños limpios e higiénicos para los donantes y el personal.

En cuanto a los equipos, es imprescindible vigilar la garantía de calidad de los equipos de los CT, que es cada vez más diverso y complejo, no sólo para lograr productos de máxima calidad de los productos sanguíneos procesados sino, también, para proteger al personal de posibles accidentes con los mismos (sobre todo eléctricos.

Dentro de los principales riesgos que se identifican en un ambiente laboral la OMS señala los siguientes:

  • Físicos: Incendios, accidentes eléctricos, explosiones, traumatismos y heridas, trauma
  • sonoro, radiaciones (ionizantes y no ionizantes): de menor  incidencia
  • Químicos: por medio de la inhalación, ingestión, trasmisión percutánea con productos oxidantes (agua oxigenada, yodo y derivados), alcoholes (etílico e isopropilo), latex
  • Biológicos: en el uso y manipulación de pipetas, jeringas, agujas, algodones o materiales empapados en sangre que pueden trasmitir enfermedades como el sida, hepatitis, etc.
  • Ambientales: contaminación de acuíferos por disposición de desechos sanguíneos sin descontaminar en piletas del laboratorio.
  • Psíquicos: por el estrés generado
  • Sociales: relaciones interpersonales, trato con personas

Toda muestra de sangre debe ser tratada y manipulada como si fuese infecciosa. Aquellos materiales de alto riesgo para SIDA, Hepatitis B y/o C pueden demandar medidas de seguridad especiales, si bien son los pacientes quienes son las mayores fuentes potenciales de contaminación más que los dadores se debe solicitar a todo el personal su adhesión a las medidas universales de seguridad para prevenir la exposición ocupacional a los agentes patógenos de trasmisión sanguínea.

Las medidas de seguridad serán adaptadas a las particularidades especiales de cada establecimiento.   Las consideraciones sobre seguridad deben ir más allá de la bioseguridad. Un buen programa de seguridad debe considerar todos los peligros que en el ambiente laboral pueden ser causales de accidentes y/o enfermedades profesionales.

Las consideraciones generales en programas de seguridad para los CT requieren que la dirección:

  • Aporten un ámbito de trabajo libre de peligros.
  • Eduquen y entrenen permanentemente al personal.
  • Evalúen la potencial exposición a riesgos en todos los procedimientos.
  • Evalúen cada puesto laboral con relación a potenciales riesgos de exposición.
  • Implementen el uso de etiquetas y carteles.
  • Apliquen las precauciones universales para manipular sangre y líquidos corporales.
  • Suministren al personal equipo protector apropiado a la tarea que desempeñan (guantes, protectores oculares, etc.)
  • Vacunen al personal contra la Hepatitis B, salvo que ya estén inmunizados o vacunados previamente.
  • Tener a su personal adherido a una Aseguradora de Riesgo de Trabajo a los fines de cubrir posibles tratamientos debido a accidentes de trabajo o desarrollo de enfermedades profesionales.
  •  Disponer en un lugar accesible y visible para todo el personal de las Normas de Trabajo, de Bioseguridad y el procedimiento a seguir en caso de accidente laboral.

Se deben inspeccionar constantemente los métodos de bioseguridad en los CT para garantizar la seguridad del personal, de los donantes, de los receptores y de todo el que acude a ese lugar. Los trabajadores están permanentemente expuestos al riesgo de infección por la sangre y a otros daños por los reactivos que manipulan, por lo tanto es esencial implantar y respetar las normas de bioseguridad establecidas Por todo ello es necesario tener en cuenta los aspectos a vigilar, a saber:

  • La permanencia en el lugar sólo del personal autorizado.
  • El uso de la vestimenta adecuada.
  • Que la desinfección del área se realice según las normas pautadas.
  • Las medidas a tomar en caso de algún accidente o incidente laboral.
  • La colocación y uso de extintores de fuego.
  • La eliminación de material fungible (gasas, algodón, jeringas, etc..
  • La esterilización o desinfección del material (cristalería no descartable)
  • La esterilización y descarte de las bolsas de sangre contaminadas.
  • La eliminación del material de desecho.
  • Los mecanismos y soluciones para la desinfección.
  • El material descartable sea llevado al incinerador para su eliminación.
  • Vigilar que el tiempo y la temperatura de esterilización del material de vidrio y otros (tijeras, pinzas, etc. ) sea el adecuado.
  • La existencia de un botiquín de primeros auxilios.
  • La aplicación de todos los procedimientos de higiene y seguridad por: mascarillas, protectores oculares, batas, etc. para protección de salpicaduras, gotas o aerosoles.
  • Evite deambular con los elementos de protección personal por otros lugares que no sean los de su trabajo.
  • Mantenga los elementos de protección personal en óptimas condiciones de aseo, en un lugar seguro y de fácil acceso.
  • Mantenga actualizadas el calendario de vacunación de hepatitis B.
  • Las mujeres embarazadas que trabajen en CT, expuestas a riesgos biológicos,  deberán ser muy estrictas en el cumplimientos de las normas de bioseguridad, y de ser posible, reubicadas en áreas de menor riesgo.
  • Aplique en todo procedimiento las normas de limpieza y aseos necesarias.
  • Utilizar las técnicas correctas en la realización de todo procedimiento.
  • Manejar con estricta precaución los elementos  punzantes y disponerlos o deshecharlos en recipientes a prueba de perforaciones. Los que son para reutilizar se deben someter a los procesos de desinfección y esterilización correspondientes; los que se van a desechar se los coloca en recipientes con Hipoclorito de Sodio al 5% durante por lo menos 30 minutos, luego se desechan.
  • No cambiar los elementos punzantes de un recipiente a otro.
  • Evitar desenfundar manualmente la aguja de la jeringa. Para ello utilice la pinza adecuada y solamente gire la jeringa y descártela en recipientes resistentes e irrompibles.
  • Abstenerse de colocar el protector a la aguja con la mano.
  • Evitar reutilizar el material contaminado como agujas, jeringas, etc.
  • Todo equipo que requiere reparación técnica debe ser llevado previa desinfección y limpieza.
  • Realizar la desinfección y limpieza de las superficies, elementos y equipos de trabajo al final de cada procedimiento y al final de cada jornada de acuerdo al procedimiento.

Como conclusión decir que la responsabilidad sobre las normas de seguridad recae tanto en los profesionales como en los técnicos, en los empleadores como en los empleados y hay que recordar que es una responsabilidad del equipo de salud en su totalidad.

[foto_fuente propia del autor]

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s